fbpx

SiGMA

Licencias de casino en línea: Una guía comparativa

Si un operador de un casino en línea o de una casa de apuestas deportivas quiere hacerlo todo legalmente y «según las reglas», necesita una licencia. Las licencias les permiten a los casinos operar legalmente y bajo la regulación de un organismo regulador de la jurisdicción en la que están registrados. Aunque imponen muchas cargas a los operadores, al final, los beneficios de ser legal y legítimo superan con creces tanto los costes como las limitaciones legales impuestas.

En Sigma, en esta completa guía sobre licencias de casino en línea, repasaremos los porqués y los cómos de la obtención de licencias. Y también le echaremos un vistazo a algunas de las jurisdicciones de licencias de juego más populares para ayudarle a tomar una decisión.

 

¿Qué son las licencias de juego?

En pocas palabras, una licencia de juego en línea es un documento legal que le confiere a una empresa el derecho a explotar un negocio de juego en un territorio determinado. Al igual que los casinos terrestres deben estar regulados, también lo están sus homólogos en línea.

Para que un operador pueda ofrecer juegos de azar como tragaperras de vídeo, juegos de mesa o apuestas deportivas de forma legal, debe tener una licencia que cubra los territorios en los que quiere ofrecer los juegos. Conseguir una, sin embargo, no suele ser fácil. No solo cuestan dinero (dependiendo de la jurisdicción, los costes de la licencia pueden representar una importante barrera de entrada en el mercado), sino que también crean una obligación para la empresa de seguir la normativa.

La naturaleza exacta de la normativa depende de cada jurisdicción (país). Algunas, como Curaçao, son conocidas por ser menos estrictas. Mientras que, por ejemplo, la Comisión del Juego del Reino Unido se considera especialmente dura. Lo que es importante señalar es que los primeros días de los juegos de azar en línea sin licencia y del «salvaje oeste» han terminado en gran medida. Cada vez son más los países que quieren incorporar esta forma de juego a la corriente legal y han empezado a tomar medidas enérgicas contra quienes operan ilegalmente. Por lo tanto, quienes lo hacen no sólo se arriesgan a multas elevadas, sino incluso a penas de cárcel.

En general, la función de la autoridad encargada de conceder las licencias es asegurarse de que todo el juego, incluido el en línea, sea legal y seguro para los consumidores, por lo que quienes quieran abrir un casino en línea deben tener una licencia. La parte difícil de esta decisión es averiguar dónde se puede obtener una licencia. Muchas jurisdicciones diferentes las ofrecen, todas ellas tienen sus propios pros y contras.

Aun así, con esta guía serás capaz de resolver la mayoría de estas preguntas y saber qué esperar cuando pongas en marcha en el viaje para conseguir tu imperio en ciernes iGaming en línea, en funcionamiento, y lo más importante: cumplir con la ley.

 

¿Dónde y por qué tiene que tener licencia los casinos?

A la hora de considerar una licencia (y los operadores definitivamente deberían hacerlo), hay muchas cosas a tener en cuenta, pero lo más importante es recordar que los jugadores de hoy en día esperan que un casino en línea opere bajo leyes y regulaciones.

La mayoría de los sitios que revisan los casinos tienen en cuenta la jurisdicción. Los jugadores incluyen esta información, ya que no quieren depositar el dinero en un lugar que podría considerarse inseguro. Y como demuestran los acontecimientos en la industria del iGaming en 2021, cada vez más países se están moviendo para regular todas las formas de juego en línea. Esto significa que para ser una opción viable para los jugadores hoy en día, los operadores deben tener licencia. Esto es solo en el lado de la percepción de las cosas. La principal razón por la que los operadores buscan licencias es para protegerse de las responsabilidades legales y poder operar normalmente como negocio.

Esta última parte es extremadamente importante. Hoy en día, los jugadores esperan poder depositar y retirar dinero utilizando muchos proveedores de pago diferentes y poder apostar en un amplio catálogo de juegos y aquí está la cuestión. No podrás ofrecer muchas opciones de pago ni muchos juegos si no tienes licencia. Es muy sencillo, las empresas respetables quieren trabajar con otras empresas respetables. Tu operación no atraerá a proveedores de juegos como NetEnt o Microgaming, lo siento.

Para poder colaborar con los mejores proveedores, ya sea en el pago, en los juegos o en la propia plataforma del casino, tendrás que tener licencia y operar legalmente. Algunos que no lo hacen utilizan software pirata en sus webs, pero esto abre una responsabilidad legal adicional, ya que esas empresas pueden demandar por violación de derechos de autor y derechos intelectuales. Ya que hemos resuelto la cuestión del por qué, es hora de abordar el dónde de todo esto. Más adelante, en esta guía, analizaremos en profundidad las diferentes jurisdicciones, pero por ahora digamos que esta elección depende principalmente del lugar en el que se encuentre la empresa y del mercado al que quiera dirigirse. Aunque todas las jurisdicciones tienen sus propias normas y requisitos, hay cosas que tienen en común a grandes rasgos.

Las llamadas «personas aptas» deberán ocupar la propiedad y los puestos de responsabilidad, para lo que existen pruebas. Los generadores de números aleatorios (RNG) del software tendrán que ser probados y validados regularmente. Algunos pueden incluso pedirle que publique una lista completa de RTP (retorno al jugador) para todos y cada uno de los juegos que ofrece. Es posible que se les prohíba a varios clientes jugar contigo y que tengas que establecer límites a los depósitos.

Estos son algunos de los requisitos y para nada es una lista exhaustiva. Al considerar dónde obtener la licencia, es muy importante revisar la lista completa de requisitos legales. Existen agencias que ayudan a las empresas en este proceso, debido al volumen de trabajo que conlleva.

 

¿Cómo pueden los casinos en línea solicitar una licencia de juego?

Cada autoridad encargada de conceder las licencias tendrá su propio proceso de solicitud, pero hay algunas cosas que tienen en común y que los futuros operadores de casinos pueden esperar como parte del proceso, independientemente de dónde lo soliciten. En general, hay que pagar varias tasas (únicas y/o anuales, de las que hablaremos más adelante en esta guía), hacer una carga considerable de papeleo y esperar. Durante un par de meses como mínimo.

Entre los requisitos más habituales están la comprobación de antecedentes, el plan de negocio, la prueba de fondos y las comprobaciones de software y de conformidad. Dependiendo de la jurisdicción, puede ser necesario también constituir una sociedad en la jurisdicción y alojar los servidores en el mismo lugar también. Muchas veces, las autoridades también imponen normas a los proveedores de plataformas, por lo que puede aumentar las posibilidades de éxito de la solicitud si se coopera con proveedores que ya tienen licencia y reputación.

Sinceramente, conseguir la licencia no es fácil. Hay muchas comprobaciones, muchas exigencias y requisitos. Se comprobarán los antecedentes penales, así como los pasaportes, las referencias bancarias, la información sobre los mercados objetivo, las medidas para evitar que los menores jueguen…

La lucha contra el blanqueo de dinero y los procedimientos de conocimiento del cliente son otra gran parte de lo que se pide a los futuros operadores de iGaming. Para hacer un seguimiento de todo esto y evitar la pérdida de tiempo y fondos, muchas empresas que quieren obtener licencias de juego en línea emplean los servicios de bufetes y consultorías legales que se especializan en esta área del derecho corporativo.

Ten en cuenta también que las autoridades del juego no operan en el vacío. Pueden y están dispuestas a utilizar consultas con otros organismos reguladores nacionales e internacionales para comprobar plenamente tu aptitud y obtener la información necesaria sobre los antecedentes e historia. Por lo tanto, podría decirse que la mejor manera de superar el proceso de concesión de licencias es ser lo más comunicativo y transparente posible. Esto es válido incluso para aquellos que tienen manchas en su historial, ya que la comprobación probablemente lo descubrirá. En cuanto a la forma de iniciar el proceso, las solicitudes pueden hacerse a través de un agente de licencias o de forma independiente. A veces, incluso es posible presentar la solicitud en línea.

Lo que todos los casinos en línea o los sitios de apuestas deportivas deben saber es que, aunque la mayoría operará en muchos países, la legislación del país en el que está registrado siempre tendrá prioridad sobre cualquier ley internacional. Esta es otra cosa que hay que tener en cuenta. Actualmente, existen varias jurisdicciones de juego y la mayoría de los casinos tienden a elegir una de las más populares, como Malta, Curazao o Gibraltar. La elección de la jurisdicción es posiblemente el paso más importante del proceso, ya que dictará el resto.

 

¿Cómo eligen licencia los casinos en línea?

Entre tantas opciones diferentes, ¿cómo deciden las empresas que quieren operar sitios de iGaming online dónde incorporarse y qué licencia tramitar?

Para responder a esta pregunta, las empresas deben pensar en sus necesidades y posibilidades de negocio. Esto es lo que guiará la decisión. Cualquier tipo de juego requerirá una licencia y las empresas tienen que obtenerla antes de ponerse en marcha.

Antes de emprender el difícil y exigente camino para hacerse con la licencia, los casinos online tienen en cuenta los requisitos que impone cada jurisdicción, los costes asociados a las tasas y la política fiscal. Muchos optan por acelerar este proceso contratando ayuda externa, como abogados.

Las diferentes jurisdicciones también tienen diferentes reputaciones. Algunas se consideran más indulgentes, mientras que otras se consideran muy estrictas en cuanto a normas y limitaciones. Por ejemplo, la Comisión del Juego del Reino Unido ha decidido recientemente que empezará a regular la velocidad de una sola ronda en un juego de tragaperras de vídeo. En Suecia, el organismo regulador decidió prohibir la oferta de bonos. Hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de elegir una licencia, y es de suma importancia acertar.

 

Resumen por países de las licencias de juego más populares

En esta sección de nuestra guía, le echaremos un vistazo a algunas de las jurisdicciones de juego en línea más populares y más comúnmente seleccionadas. Cada una de ellas tiene sus propios pros y contras, abriendo ciertas oportunidades y cerrando otras. También varían los requisitos y los costes asociados, por lo que aquellos que quieran poner en marcha su casino online deben pensar bien qué es lo que mejor se adapta a sus necesidades específicas.

 

Autoridad del juego de Malta

Malta ha sido durante muchos años el centro del iGaming en Europa. Esto es por una buena razón, ya que su licencia se considera muy reputada y ofrece acceso al lucrativo mercado europeo. La Autoridad del Juego de Malta (MGA) es el organismo que lleva a cabo el proceso de autorización y confiere la licencia a un operador. También son los que emiten la normativa y comprueban el cumplimiento de la misma.

La MGA ofrece cuatro clases de licencias. El primer tipo da derecho a organizar juegos de azar en los que el resultado está determinado por un RNG. Esta es la licencia más se adapta a ti si el casino en línea ofrece slots de video y juegos de mesa. Las otras licencias ofrecen la capacidad de organizar juegos basados en resultados de eventos (es decir, apuestas deportivas), póker y deportes de fantasía. En 2018, el organismo racionalizó parte del sistema de impuestos, eliminó la necesidad de que los titulares actuales soliciten licencias por separado y renunció a la contribución mensual de cumplimiento durante los primeros 12 meses de funcionamiento del casino.

Hacerse con la licencia en Malta, sin embargo, es un proceso largo. Los futuros operadores pasan por al menos cinco etapas que incluyen varias auditorías de cumplimiento. La solicitud tarda entre 3 y 4 semanas en ser examinada, seguida de una licencia temporal de seis meses. Después, sobre la base de controles exhaustivos, se otorga una licencia de cinco años. El proceso es sin duda complicado: una comprobación de idoneidad, una comprobación de la planificación empresarial para garantizar la viabilidad del plan de negocio, una comprobación de las reservas financieras y una revisión del sistema. Aun así, con tantos casinos en línea y sitios de apuestas deportivas que eligen esta licencia, está claro que vale la pena. Da acceso al mercado europeo y los jugadores confían mucho en ella.

 

Comisión de Juego del Reino Unido

También está la UKGC (Comisión de Juego del Reino Unido). Este es el organismo regulador que supervisa los juegos de azar en el Reino Unido y ofrece una serie de licencias diferentes en función de lo que haga una empresa. Entre ellas se incluyen cinco tipos de apuestas a distancia (como ejemplo, aceptar apuestas deportivas en eventos reales y en eventos virtuales requiere la posesión de dos licencias diferentes), así como una serie de licencias intermedias y de la industria. Este es uno de los inconvenientes de la UKGC, ya que los operadores que más adelante quieran ramificarse en otros aspectos del iGaming tendrán que solicitar una licencia distinta para cada uno.

Además, la UKGC tiene unos de los procesos de aprobación más largos, que pueden durar hasta 16 semanas, y en los últimos años, el organismo regulador ha empezado a endurecer las restricciones sobre lo que los operadores del país pueden hacer.

Entonces, ¿por qué tramitar una licencia con la UKGC? El Reino Unido es uno de los mayores contribuyentes a la industria internacional del juego, generando un rendimiento bruto del juego de 2 mil millones de libras entre octubre de 2011 y septiembre de 2012. Ahí está la respuesta.

Antes de 2014, el Reino Unido tenía una actitud más relajada hacia el juego a distancia y los operadores de los llamados «territorios de la lista blanca» (como Malta y Gibraltar) podían tanto aceptar apuestas de los británicos como anunciarse en el país. Desde 2014, los cambios en la regulación significan que cualquiera que quiera acceder al mercado del Reino Unido y anunciarse en él debe tener una licencia de la UKGC. Así que, a pesar de que las regulaciones del Reino Unido son onerosas, con una tendencia a aumentar la presión regulatoria, los casinos en línea siguen buscando licencias debido a lo lucrativo del mercado de iGaming del Reino Unido.

 

Curazao

Curazao es una pequeña isla del Caribe que tiene una gran presencia en la industria del juego online. Esto se debe en gran parte a la facilidad y los bajos costes de obtener una licencia.

El funcionamiento es que hay licencias principales y sublicencias. Los nuevos operadores solicitan una sublicencia a uno de los cuatro titulares de licencias maestras (fijas desde 1996). Las licencias maestras se renuevan cada cinco años y las sublicencias son válidas mientras lo sean las licencias maestras. Una de las principales ventajas de este sistema es que los casinos online solo necesitan una licencia para todo sector de iGaming. Esto contrasta con jurisdicciones como la del Reino Unido, donde se necesitan licencias separadas para ofrecer diferentes tipos de juego.

Donde la licencia de Curazao realmente brilla es en lo barata que es. Aunque cada uno de los cuatro titulares de la licencia principal tiene sus propias normas y tasas, su coste ronda los 5.000 dólares anuales. Hay una tasa de solicitud única (unos 2.000 dólares) y un par de otras más pequeñas.

Además, Curazao tiene un impuesto de sociedades del 0% y un impuesto sobre las ganancias netas del 2%. La obtención de la licencia es rápida y tarda tan solo seis semanas. Sin embargo, hay un par de inconvenientes importantes. Los casinos con licencia en Curazao no pueden aceptar jugadores de Estados Unidos, Francia, los Países Bajos y la propia Curazao.

Sin embargo, debido a su simplicidad y rapidez, Curazao es una opción excelente para muchos operadores que se inician en el negocio. Por supuesto, estos operadores siempre pueden optar por obtener la licencia en otro lugar más adelante.

 

Gibraltar

Gibraltar es otra de esas jurisdicciones que resulta muy atractiva debido a los bajos impuestos: solo el 1% de los ingresos y con un tope de 425.000 libras. Pero Gibraltar es también posiblemente la jurisdicción más exclusiva que existe. Los propietarios de casinos en línea tienen que demostrar su solvencia financiera, presentar un plan de negocio y estar dispuestos a realizar todas las transacciones únicamente a través de bancos con sede en Gibraltar.

Esta jurisdicción también tiene algunas de las regulaciones más estrictas y es el estándar de oro de la confianza y la fiabilidad. La cuota de la licencia se paga en un único pago de 100.000 libras, pero eso no es ni mucho menos lo único que hay que desembolsar.

Gibraltar es selectivo y prefiere conceder licencias solo a los operadores ya establecidos y con licencias fiables. Como se indica en el sitio web del regulador, la autoridad solo tiene en cuenta a las «empresas de primera línea con un historial probado en el juego».

Y quizás lo más importante de la web: «Las licencias son generalmente difíciles de obtener». Así que, ahí lo tienes. Esta es una opción para los operadores ya establecidos que quieren pagar menos impuestos. Si eres alguien que quiere empezar, tendrás que buscar en otra parte.

 

Spelinspektionen de Suecia

Durante mucho tiempo, el juego en el país fue un monopolio estatal, pero los cambios recientes han hecho que el mercado se abra. La Spelinspektionen es el organismo que decide quién obtiene una licencia y quién no.

Suecia, al ser un mercado nuevo, también es bastante estricto. El objetivo de los reguladores suecos es la protección del jugador y la reducción de la adicción al juego. También es un organismo muy reactivo. En 2020, durante la pandemia de Covid-19, Suecia adoptó medidas temporales de juego responsable, como un límite de 5.000 coronas en los depósitos (alrededor de 488 €) y un límite de 100 coronas en los bonos (menos de 10 €). La Spelinspektionen puede considerarse una jurisdicción muy restrictiva, pero también representa una oportunidad para las empresas de iGaming a medida que el mercado se liberaliza.

 

¿Cuánto cuestan las licencias de casino?

Se trata de una cuestión complicada, ya que las distintas jurisdicciones cobran de forma diferente por las solicitudes y pueden tener otras tasas adicionales. Otro aspecto importante a tener en cuenta es el tipo impositivo.

Los precios pueden ser baratos, como en el caso de Curazao o, por el contrario, caros, como en Gibraltar. Por supuesto, Gibraltar compensa este elevado coste inicial de la licencia con un tipo impositivo muy favorable para las ganancias de las empresas.

En Malta, que sigue siendo la forma más popular de entrar en el mercado europeo del iGaming, la tasa de solicitud es de 5.000 euros y la tasa de licencia anual se fija en 25.000. Las nuevas normas fiscales, desde 2018, harán que los casinos en línea con la licencia B2C de tipo 1 (que es la que te permite ofrecer tragaperras de vídeo) paguen impuestos anuales en una escala progresiva: del 1,25% si los beneficios no superan los 3 millones de euros, del 1% para los beneficios de hasta 4,5 millones de euros y así sucesivamente. Si un casino gana hasta 10 millones de euros, solo pagará un 0,55% de impuestos. Por lo tanto, para las empresas que tienen mucho éxito, Malta es claramente una opción ideal.

En general, dependiendo de la jurisdicción, las tasas serán diferentes. Así que, cualquiera que quiera obtener una de estas licencias tendrá que sopesar los costes. En Suecia, por ejemplo, los casinos pueden esperar acabar con unos costes de licencia de entre 229.950 y 257.450 euros en función del número de fundadores (este total incluye cosas como los servidores locales y las tasas de gestión).

 

FAQs sobre las licencias del juego en línea

 

¿Qué es una licencia de casino offshore?

Una licencia de juego offshore significa simplemente que el proveedor trabaja a distancia desde su país de origen, pero su operación se lleva a cabo sin restricciones impuestas localmente. Un gran número de casinos en línea hoy en día tienen licencias de juego offshore que les permiten trabajar desde un país mientras sirven a los jugadores en muchos territorios diferentes donde su licencia es aceptada.

 

¿Por qué debería obtener una licencia de juego para mi casino?

A medida que el iGaming online se ha ido extendiendo, los gobiernos han empezado a regularlo. Asimismo, los jugadores quieren jugar en casinos que sean justos y legítimos. Por lo tanto, conseguir una licencia es esencial para poder actuar de forma adecuada en el mercado del iGaming. Sin mencionar que los procesadores de pago, los bancos y los proveedores de software solo trabajarán con casinos regulados. Esto significa esencialmente que operar adecuadamente como un lugar de iGaming en línea no es posible sin una licencia de una autoridad de juego competente.

 

¿Cómo se obtiene una licencia de juego?

El primer paso para obtener una licencia de juego es averiguar a qué mercados quieres ofrecerles tu casino. Después, busca qué jurisdicciones pueden darte una licencia que te permita hacer negocios. Probablemente habrá más de una, por lo que aspectos como las tasas de la licencia, los tipos impositivos y otros factores influirán en tu decisión. Dada la complejidad de esta tarea, muchos futuros propietarios de casinos buscan la ayuda de empresas legales para completar este proceso.