De la desesperación a la esperanza, la batalla de Nicholas Hamilton contra la ludopatía

Lea Hogg hace 1 mes
De la desesperación a la esperanza, la batalla de Nicholas Hamilton contra la ludopatía

Nicolas Hamilton, hermano del siete veces campeón del mundo de F1 Lewis Hamilton (arriba a la izquierda) está acostumbrado a los obstáculos. Tras nacer con parálisis cerebral, se convirtió en el primer piloto discapacitado en competir contra rivales sanos en el Campeonato Británico de Turismos. Sin embargo, su carrera más difícil no ha sido en la pista, sino contra una adicción al juego que le consumía.

En su libro, “Now That I Have Your Attention” (Ahora que tengo tu atención), Nicolas comparte con sinceridad su lucha contra el juego, que empezó inocentemente con una apuesta de 2 libras a que el Arsenal marcaría un gol. La apuesta aparentemente inofensiva se convirtió en una borrachera de seis meses de casinos en línea y blackjack, solo desde su habitación.

La adicción de Nicolas se cobró un precio, tanto económico como emocional. Se vio obligado a vender un Mercedes C63, regalo de su hermano Lewis, para pagar una deuda fiscal. La vergüenza de utilizar este preciado regalo para saldar sus deudas era abrumadora. “Me sentí muy avergonzado por haber utilizado un regalo tan increíble para pagar los impuestos. Sentí que prácticamente le había robado el dinero a mi hermano y nunca me lo he perdonado”, escribe en su libro.

Su adicción le llevó a un lugar oscuro, donde contempló el suicidio. “Me dieron una llamada de atención. No tenía forma de seguir adelante porque lo había perdido todo. Estaba atrapado. En casa tenía balcón y pensaba qué haría si me tirara”, revela.

La batalla de Hamilton fuera de la pista

Durante ese tiempo, su hermano Lewis dominaba el campeonato de F1 con Mercedes con un sueldo de ocho cifras. A pesar del éxito de su familia, Nicolas se sentía incapaz de compartir su batalla con ellos. En vez de eso, acudió a la línea de ayuda de los Samaritanos en busca de apoyo.

La historia de Nicolas es un recordatorio duro del poder destructivo de la adicción. Aun así, también es un ejemplo de la resistencia del espíritu humano. A pesar de sus dificultades, Nicolas sigue inspirando a millones de personas con su carrera deportiva y su valentía al compartir su experiencia personal.

En una entrevista con The Times, reflexiona sobre su adicción: “Quería ganar más, y perder no me paraba. Solo me metía en más en ciclo. No podía dejar de pensar en ello: solo quería volver a mi ordenador”.

La historia de Nicolas es un recordatorio poderoso de que la adicción no discrimina. Puede afectar a cualquiera, independientemente de sus logros o su estatus. Su valentía al compartir su historia da esperanza a otros que se enfrentan a luchas similares y demuestra que es posible superar la ludopatía y recuperar la vida. Mientras Nicolas continúa su viaje, sigue resistiendo y determinado tanto dentro como fuera de la pista.

Share it :

Recommended for you
Shirley Pulis Xerxen
hace 1 día
Lea Hogg
hace 1 día
Lea Hogg
hace 2 días
Lea Hogg
hace 2 días