El intento de legalizar el juego en Alabama falla, el estancamiento continúa

Lea Hogg hace 1 mes
El intento de legalizar el juego en Alabama falla, el estancamiento continúa

El Senado de Alabama sufre una decaída importante a la hora de legalizar el juego, incluida una lotería estatal. A pesar de que la Cámara de Representantes aprobó los proyectos de ley 151 y 152 con una mayoría sustancial, el Senado no aprobó las versiones modificadas antes de la conclusión de la sesión legislativa.

La legislación propuesta pretendía legalizar una lotería estatal educativa, juego en línea, sorteos y bingo de papel en siete locales de carreras de perros o bingo de todo el estado. También habría permitido a los residentes participar en loterías nacionales como Mega Million y Powerball. Sin embargo, las mesas, los cartones, los dados y los crupieres en vivo seguían prohibidos.

Los autores de los proyectos de ley, el diputado Russell Blackshear y el senador Greg Albritton, que también los patrocinaron en el Senado, no acabaron los 25 años de estancamiento de Alabama en materia de legislación del juego. La última vez que Alabama votó sobre el juego, aunque sin éxito, fue en 1999.

Durante una sesión de prueba del Senado, las dos medidas enmendadas se quedaron a un solo voto de los 21 necesarios para aprobarse. Un importante punto de discordia fueron las enmiendas del Senado introducidas en marzo. Dichas enmiendas reducían el proyecto de ley, eliminaban el lenguaje de las apuestas deportivas, reducían el número de lugares de juego implicados y modificaban la propuesta de casino para centrarse únicamente en las carreras.

El senador Albritton, desilusionado por la exclusión de las apuestas deportivas, acabó votando en contra del plan. Expresó su frustración por la negativa del estado ante regular la industria del juego deportivo, de la cual gran parte opera de forma ilegal y encubierta. Albritton también se decepcionó porque el proyecto de ley enmendado impedía a los indios Poarch Creek suscribir un pacto con el estado.

La legislación propuesta habría creado la Comisión del Juego de Alabama para regular las formas de juego aprobadas. También preveía que una lotería estatal podría generar unos ingresos netos anuales de 305 a 379 millones de dólares, destinados a iniciativas educativas.

La diputada Barbara Drummond, que apoyó el proyecto de ley en la Cámara, expresó su decepción por la oportunidad perdida. Sobre todo, teniendo en cuenta que el proyecto se quedó corto por un voto. Destacó los beneficios potenciales del proyecto, como la asistencia sanitaria para los pobres de Alabama y fomentar la educación.

El estancamiento también frustró a quienes creen que existe un apoyo generalizado a la lotería educativa. El senador Arthur Orr se comprometió a impulsar un proyecto de ley de lotería en la próxima sesión. Este daría a los ciudadanos el derecho a votar sobre la lotería sin ser secuestrado por los intereses del juego que quieren ampliar el juego en el estado.

Sin embargo, la gobernadora Kay Ivey ha declarado que no tiene previsto convocar una sesión especial para el proyecto de ley este año. Por lo tanto, se quedaría en el limbo hasta 2025. A pesar del revés, el senador Albritton sigue optimista sobre el futuro de la legislación del juego y asegura que «el problema no va a desaparecer. Nos estamos acercando».

Share it :

Recommended for you
Christine Denosta
hace 1 día
Garance Limouzy
hace 3 días
Garance Limouzy
hace 3 días
Garance Limouzy
hace 3 días