Los fundadores de FanDuel triunfan en un tribunal de Nueva York por la infravaloración de sus activos

Lea Hogg hace 2 semanas
Los fundadores de FanDuel triunfan en un tribunal de Nueva York por la infravaloración de sus activos

La disputa legal que involucra a los fundadores de FanDuel, una plataforma popular de deportes de fantasía diarios, da un giro importante. El 23 de mayo de 2024, el Tribunal de Apelaciones de Nueva York dio la razón a los fundadores en su demanda en la que alegaban que la adquisición de FanDuel por Paddy Power Betfair en 2018 estaba infravalorada.

La demanda ha sido un punto de discordia durante varios años. Se han visto involucrados los antiguos fundadores, ejecutivos y primeros inversores de FanDuel. Los demandantes argumentaron que perdieron 120 millones de dólares cuando FanDuel fue adquirida por Paddy Power Betfair tras derogar en 2018 la Ley de Protección del Deporte Profesional y Amateur (PASPA) por parte del Tribunal Supremo de Estados Unidos.

La derogación de la PASPA conllevó a legalizar estado por estado las apuestas deportivas en EE. UU., catapultando a FanDuel a la posición de operador número uno a nivel nacional por cuota de mercado. El tribunal dictaminó que la demanda, presentada inicialmente en Escocia, podía seguir adelante porque se planteaban reclamaciones legítimas por incumplimiento de contrato.

El tribunal declaró: “La División de Apelación concluyó correctamente que la ley escocesa se aplica a las reclamaciones de los demandantes y tomó nota judicialmente de su contenido al resolver la moción de desestimación de los demandados. Concluimos, sin embargo, que los demandantes han alegado suficientemente las causas de acción por incumplimiento del deber fiduciario en virtud de la legislación escocesa. En consecuencia, revocamos la orden de la División de Apelación”.

Reclamación de 120 millones de dólares de pérdidas en la adquisición de Paddy Power Betfair

La sentencia se produce después de que en 2022 un panel de cinco jueces del tribunal de apelación de Nueva York desestimara el caso, argumentando que los fundadores de FanDuel no habían presentado una reclamación válida en virtud de la legislación escocesa.

La andadura de FanDuel comenzó en Escocia en 2007, con su predecesora Hubdub Ltd, fundada por Nigel Eccles, Lesley Eccles y Tom Griffiths. La empresa, que en un principio ofrecía apuestas sobre eventos del mundo real, pronto pasó a dedicarse a los deportes de fantasía diarios y se lanzó en Estados Unidos en 2009.

En 2015, FanDuel estaba inmersa en una costosa guerra de marketing con su principal competidor, DraftKings. Las dos empresas intentaron una “fusión de iguales” por valor de 3,3 mil millones de dólares en 2016, pero las autoridades de competencia estadounidenses bloquearon el acuerdo.

Tras el fracaso del acuerdo, el consejo de FanDuel simplificó la estructura accionarial de la empresa en dos tipos de acciones: “acciones preferentes” y “nuevas acciones ordinarias”. Dos accionistas de FanDuel, Shamrock Capital Advisors y KKR, poseían el 15% y el 21%, respectivamente, del total de acciones preferentes y fueron designados colectivamente “accionistas de arrastre”. Esto les otorgó el poder de obligar al resto de accionistas a aceptar una oferta de adquisición o fusión.

En 2018, el consejo de FanDuel empezó a explorar opciones de financiación y contrató la ayuda de la asesoría financiera Moelis & Company. Entre las opciones planteadas estaba fusionarse con el conglomerado de apuestas irlandés Paddy Power Betfair. Desde entonces, ha cambiado de marca a Flutter Entertainment.

Las negociaciones coincidieron con el caso Murphy contra la NCAA del Tribunal Supremo de EE. UU., que finalmente condujo a derogar la PASPA. Tras presentar inicialmente la demanda en Escocia, los antiguos fundadores de FanDuel, sus ejecutivos y más de 100 accionistas, que representaban colectivamente el 10% del capital social, impugnaron la fusión en Nueva York.

Los demandantes alegaron que los demandados habían participado en un plan para garantizar que los accionistas preferentes se beneficiaran exclusivamente de la fusión. Esto implicaba, según ellos, un intento deliberado de infravalorar los activos de FanDuel en las negociaciones, a pesar de que la empresa valía considerablemente más tras el caso Murphy. La batalla legal en curso recalca las dificultades y posibles escollos de las adquisiciones empresariales, especialmente en el mundo en evolución del juego y las apuestas deportivas en línea. El resultado final de este caso podría tener implicaciones de gran alcance para futuras fusiones y adquisiciones en el sector.

Share it :

Recommended for you
Shirley Pulis Xerxen
hace 3 días
Jenny Ortiz
hace 3 días
Jenny Ortiz
hace 3 días
Jenny Ortiz
hace 3 días